Las nuevas tecnologías están cambiando el fotoperiodismo

UPFIC

Luiz Salon – upfic

Hablando con el sr Lluís Salón, del sindicato de los profesionales de
la imagen intentamos investigar como es vivir de la fotografía de prensa hoy,
cuando, según él las nuevas tecnologías dieron la vuelta a los medios de
comunicación impresos como se da la vuelta a un calcetín.

El fotoperiodista tiene que saber escribir y editar, además de saber vender su
trabajo. El problema es que su trabajo vale cero. Una fotografía no vale nada.
Nadie paga por una fotografía.

Una de las características del trabajo como fotoperiodista free lance es la
informalidad, no existe una ley que regule la actividad del sector.
Hay mucho intrusismo y para empeorar la situación, los
periódicos están en pésimas condiciones económicas pues las nuevas tecnologías
han hecho que se piense que todo es gratis. Es un cambio de ciclo que hace que
muchos grandes profesionales estén sin trabajar. La única solución es adaptarse
a la nueva realidad, el fotógrafo de prensa sabe que debe asumir nuevas
competencias y tratará de especializarse.

Ahora las herramientas son totalmente distintas de las anteriores pero
la mirada central continua siendo la misma. Rigor informativo, independencia,
honestidad y compromiso con la verdad siguen siendo fundamentales en
el trabajo del fotoperiodista. Lo único que hay que hacer es empezar a escribir,
filmar, editar y emitir la información en directo. El fotoperiodista aportará su
especialización visual además de hacer de todo. Empezar y acabar el proceso
periodístico es lo mínimo exigido para ejercer profesionalmente.

Las nuevas tecnologías facilitan la divulgación del trabajo, pero es muy difícil
transformar esta visibilidad en negocio. Claro que todo lo que viene para crear
oportunidades es bueno, el periodismo digital crea muchos caminos todavía
inexplorados y los fotoperiodistas tienen que aprender a hacer muchas cosas
aunque la realidad demuestre que en este momento el fotoperiodista tiene una
carga de trabajo muy grande con menor remuneración. Muchos profesionales
muy bien preparados están en el paro.

Vale más tener un buen equipo de marketing que hacer buenas fotografías. Es la época
donde la publicidad del trabajo hace que este sea vendido o no. La relación del
fotoperiodista con la prensa tradicional ha sido uno de los canales para vender
su trabajo. Si ahora las personas prefieren leer el periódico gratis y los
periódicos no compran reportajes como antes, podemos decir que las nuevas
tecnologías y el periodismo digital llegaron para transformar totalmente el
sector finalizando una etapa de la historia del fotoperiodismo.

Las reivindicaciones del sr Lluís Salón son justificadas, pero cuando preguntamos
sobre posibles soluciones, no tiene respuestas. La verdad es que nadie que
tiene su trabajo relacionado con los medios de comunicación tiene nada claro,
la revolución de la información digital obliga a  que todos los sectores empiecen
reformas que nadie sabe si serán efectivas.

Anuncios